Cómo escoger tu casco para bicicleta

Creemos que el uso del casco debería ser una decisión personal. Yo valoro mucho mi cerebro, ¡he invertido muchos años desarrollándolo! Ya sea por que has decidido usarlo o porque en tu ciudad es obligatorio aquí te compartimos unos prácticos consejos para escoger un casco perfecto para ti.

Tipos de cascos para bicicleta

Existen diferentes tipos de cascos para las diversas disciplinas del ciclismo. Sin embargo, en cuanto a ciclismo urbano y a cicloturismo se refiere, existen tres tipos que te pueden funcionar según tus necesidades y estilo.

Cascos recreativos para bici

Este tipo de cascos no están diseñados para ser los más ligeros ni aerodinámicos, sino más bien verse bien. Algunos modelos suelen incorporar viseras para proteger del sol y generalmente no tienen mucha ventilación, ya que están pensados para usarse en recorridos relativamente tranquilos.

Cascos de montaña

Los cascos diseñados para ciclismo de montaña cuentan con ventilación que funciona muy bien aun a velocidades bajas. Este tipo de cascos ofrecen una mayor protección en la nuca. La mayoría incorpora viseras para proteger del sol, qué en muchos casos pueden quitarse y ponerse fácilmente. El ajuste en los cascos para montaña es muy bueno para evitar que se mueva al pedalear en terrenos irregulares. Existen modelos Full-face con protección en el mentón preferidos por quienes practican downhill y otras disciplinas que requieren mayor protección.

Cascos de ruta

Estos cascos se caracterizan por ser ligeros, con ventilación abundante y por su diseño aerodinámico. Por lo general este tipo de cascos no cuentan con viseras ya que los gramos extras no son lo más deseable y también puede llegar a obstruir la visión cuando se pedalea con el cuerpo inclinado hacia adelante, típico en las bicis de ruta.

Qué buscar en un casco para bicicleta

1. Construcción del casco

La gran mayoría de los cascos, principalmente los de montaña y de ruta, están fabricados utilizando un método conocido como in-mold. Este proceso consiste en fusionar el caparazón del casco con el recubrimiento interior sin usar pegamentos, lo que ayuda a fabricar cascos ligeros y resistentes.

La función del caparazón, normalmente fabricado en plástico, es mantener el recubrimiento del casco unido al sufrir un impacto. Además, ofrece protección contra perforaciones y ayuda a que el casco se deslice sobre el camino al sufrir una caída.

Por otro lado el recubrimiento, generalmente fabricado en espuma de poliestireno expandido, tiene la función de disipar la energía del impacto.

2. Características principales del casco

  • entilación – la ventilación ayuda a mantener tu cabeza fresca al permitir la circulación de aire mientras se está en movimiento. Cuando buscas un casco para bici es importante considerar las condiciones que enfrentarás en tus trayectos y elegir uno con ventilación adecuada.
  • Correas ajustables – cuando busques un casco asegúrate de que sus correas se pueden ajustar sin problemas y que la hebilla sea fácil de abrochar y desabrochar.
  • Visera – como lo mencionamos anteriormente no todos los cascos tienen visera y otros te dan la opción de ponerla y quitarla según tu preferencia. Hay quienes prefieren un poco de protección contra el sol.

3. La talla adecuada del casco

Para lograr un nivel de comodidad y seguridad óptimo es necesario encontrar un casco de talla adecuada. Para determinar la talla que necesitas puedes medir la circunferencia de tu cabeza con una cinta métrica. Alternativamente, puedes usar un pedazo de estambre o un listón para obtener la circunferencia de tu cabeza y medirla con una regla. Esta medida te dará un buen punto de partida para comenzar a probar diferentes cascos.

Cuándo debes reemplazar tu casco

  • Si sufriste un impacto considerable es recomendable reemplazar el casco por uno nuevo, aun cuando no haya daño aparente.
  • Los expertos recomiendan cambiar de casco cada 5 años ya que los rayos UV y la contaminación pueden deteriorar algunos de los materiales del casco.

Cuidados del casco

  • No guardes el caso en lugares calientes o cerca de fuentes de calor.
  • No utilices solventes para limpiar tu casco, un trapo húmedo y jabón son más que suficiente. Las almohadillas pueden ser retiradas y lavadas aparte.
  • Evita prestar tu casco. Siempre es bueno saber el uso exacto e impactos a los que pudo haber estado expuesto.

Deja un comentario