¿Cómo rodar en tu bici bajo la lluvia? Y no morir en el intento

Rodar bajo la lluvia puede ser una divertida experiencia si eres precavido y vas equipado, pero también te puede hacer pasar un mal rato si te sorprende durante el camino. Si es así, ten precaución, baja la velocidad y avisa a tu familia a dónde vas, eso les ayudara a saber en caso de que demores.

Toma en cuenta:

  • Bajar la presión de aire de tus llantas: se sugiere bajar un poco el aire de la llanta para así tener mayor contacto y tracción con el piso para mejorar el agarre y evitar derrapes.
  • Lubricar cadena: Si tu cadena está seca, échale unas gotas de lubricante, eso te ayudará a que trabaje bien bajo la lluvia y no se reseque de más.
  • Cargar luces: no olvides llevarlas con la carga llena o incluso baterías nuevas.
  • Rodar con luces: aunque sea de día, asegúrate ser visto aún en la lluvia más fuerte.
  • Preparar ropa impermeable: un impermeable será de gran aliado, guantes, chamarra, pantalón, fundas (zapatos, mochila, casco) y ropa térmica.
  • Carga tus refacciones: la ponchaduras aumentan, por ello no olvides cargar una cámara de repuesto y una buena bomba, puedes llevar parches pero recuerda que si estás en plena lluvia no funcionara mucho.

También te puede interesar: Guía para dar mantenimiento a tu bici

Durante tu trayecto:

  • Utiliza carriles destinados: Si en tu camino encuentras carriles destinados para el uso de la bicicleta, úsalos.
  • No confíes en los charcos: el charco puede ser profundo o un enorme bache disfrazado. Lo último que quieres vivir es una caída mientras tienes una lluvia encima.
  • Enciende tus luces: Hazte visible, rueda con la luz trasera encendida si es de día y con ambas si es de noche y no olvides usar reflejantes.

Deja un comentario