Guía para dar mantenimiento a tu bici

Bici limpia

¿Hace cuánto no le das un buen mantenimiento a tu bicicleta? Recuerda que es importante mantenerla en condiciones, la tierra y demás agentes externos pueden dañarla. En este blog te mostraremos el cuidado básico que le debes dar a tu bici y con cosas que seguramente ¡Encontrarás en tu casa!

Limpieza de la cadena

Tomando en cuenta que la cadena tiene grasa, debemos lavarla antes que las otras piezas, ya que si no fuera en este orden mancharíamos las nuevamente la bicicleta. Rocía desengrasante en la cadena y en un cepillo, damos vueltas a la cadena, hasta que se encuentre libre de grasa. Repetimos con el cassette, el cambio y el desviador.

Limpieza general

Ya que la transmisión está limpia, podemos lavar la bicicleta. El objetivo es dejarla sin tierra, ni grasa, por lo que conviene utilizar jabón de cocina  o jabón de manos. Comienza por enjabonar la bicicleta. Pasa la esponja con suficiente agua y jabón para retirar la tierra y otros residuos. En las partes complicadas, un cepillo de dientes sirve muy bien.

Las ruedas y los postes también pasarán por este proceso. Enjuaga bien con agua a poca presión para no dañar las piezas con empaques o piezas selladas. Si no tienes manguera, puedes utilizar agua y un trapo para enjuagar. Ya que esté enjuagada, pasa un trapo seco para retirar el agua, especialmente de las zonas que van a recibir lubricación (transmisión y dirección en su caso).

Lubricación

El siguiente paso es lubricar la transmisión. Dependiendo del lubricante que utilices, puedes hacerlo con spray, a+ceites o con ceras, cada producto te dará instrucciones específicas de cómo hacerlo.

Te recomendamos que realices este proceso de mantenimiento al menos cada tres semanas o cada semana si eres constante en tu entrenamiento, una bicicleta limpia no solo luce fantástica, también funciona excelente. No olvides darnos una pista de tus rutas y lugar que más te gustan visitar.

Deja un comentario