Pedalear es el ejercicio más sano para tu rodilla

pedalear
Este interesante estudio cuyo enlace podéis ver aquí está basado en rodillas nuevas, es decir, operadas y con una implantación. Sin embargo, los resultados son extrapolables a las rodillas de uno mismo, porque lo que los investigadores han hecho es colocar unos implantes a pacientes operados de rodilla, en las cuales se ha situado unaarticulación que permitía medir la fuerza sometida con el ejercicio desde dentro del implante. Dichos resultados me resultan coincidentes con los estudios del profesor alemán Frobose, que también merece la pena ver aquí.

Correr (o trotar, como dicen ellos) sería de lo peor, según este estudio.Jugar al golf o al tenis sería también bastante malo para las rodillas. La mejor manera de hacer ejercicio sería montar en bicicleta, porque es el ejercicio que menor presión somete a la rodilla, según estos expertos. Al mismo tiempo hay otras evidencias (del propio Frobose y de otros) que dicen que el ejercicio de la bicicleta además de representar una carga mínima para las articulaciones, las hace fuertes y resistentes.

Y ahora cuento mi opinión personal, absolutamente neófita (no soy especialista ni nada parecido, aunque tengo el título de Monitor Nacional de Atletismo): He conocido gente que se quejaba de que le dolían las rodillas al montar en bicicleta. Por lo que he venido observando, las razones más comunes para que a alguien le pueda doler las rodillas al montar en bici son:
  1. Una indebida altura del sillín (demasiado baja o demasiado alta), que hace que se fuerce en demasía la articulación de la rodilla.
  2. Utilizar desarrollos demasiado largos.
  3. Una incorrecta posición de las calas en los pedales automáticos (para quien los use, claro).
  4. Forzar la marcha muy por encima de las posibilidades propias, es decir de la capacidad a la que las articulaciones de la rodilla están aún habituadas.

En estos casos basta con corregir la altura del sillín, utilizar desarrollos más cortos (mayor cadencia de pedaleo), colocar bien las calas (para que el pie y por lo tanto la pierna no queden torcidos) y no forzar tanto. Entonces, los dolores de rodilla suelen desaparecer y, como dicen los expertos, lo que tendremos es justamente lo contrario, personas con unas rodillas fuertes y sanas.

A mi, los dolores de rodilla debidos a otros ejercicios ¡se me quitan montando en bici! Sobre todo si me hago bastantes kilómetros a una cadencia de pedaleo tirando a baja (con desarrollos más bien cortos).

Sin embargo, cuando era jovencito y hacía atletismo (corredor de largas distancias) las rodillas eran siempre un serio problema, las tenía casi siempre fastidiadas (de hecho tuve que acabar abandonando el atletismo por esa razón). Cuando aún estaba en activo, en una concentración nacional de juveniles, en Oviedo, nos pusieron unos vídeos de como reaccionaba el cuerpo (las articulaciones, los huesos y los músculos) ante cada uno de los tipos de ejercicio. Podíamos ver a esqueletos moviéndose y daba miedo las cosas que ocurrían en el cuerpo al correr. Sin embargo al montar en bicicleta, todo iba más suave, como en una balsa.
Ahora imaginemos que la mayor parte de la gente se moviera en sus bicicletas para las actividades diarias, en vez de tanto coche y tanta vida sedentaria. Las mejoras tan importantes que se podrían lograr en la salud pública: Gente más feliz, menos gasto sanitario, más tiempo para realizar otras actividades, al hacer dos funciones al mismo tiempo (desplazarse y pedalear).

Yo lo tengo claro. ¿Y tú?

Fuente | el de la bici

Deja un comentario