Dos hermanos mexicanos cruzan el norte del continente en bicicleta

Esteban y José Ignacio Riva Palacio, son dos jóvenes soñadores que tienen muchas ganas de demostrarle al mundo que si te lo propones, cualquier meta puede ser alcanzada. A su corta edad estos hermanos están a punto de comenzar una travesía por el norte del continente americano.

Su recorrido de 2918 kilómetros empezará el 25 de junio en Tijuana y terminará en la hermosa ciudad de Vancouver, Canadá. Con tan sólo un par de bicicletas, piensan darles una lección a todos aquellos que juzgan a la generación milenial de apáticos y holgazanes.

¿Qué los motivó?

Esteban como su hermano son estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, pero José Ignacio, el menor de ellos, está a punto de terminar la preparatoria, así que antes de que empiece su carrera en Arquitectura del paisaje, ambos decidieron crear este proyecto fraternal.

Aunque la idea original era recorrer la carretera Austral en Chile hasta llegar al fin del mundo, la idea fue descartada ya que en esta época del año, en el sur del continente es invierno y las carreteras se tornan bastante peligrosas.

“A pesar de la polémica internacional que existe hoy en día con Estados Unidos, decidimos tomar el norte del continente como una opción viable, porque finalmente es claro que viajaremos como mexicanos, pero lo que queremos demostrar es que tan sólo somos personas y no estamos peleados con alguien en particular”.

¿Cómo se han entrenado hasta ahora?

Desde hace poco más de un año, los hermanos Riva Palacio empezaron su entrenamiento para triatlón, sin embargo, cuando se dieron cuenta que su sueño de hacer un viaje en bicicleta se estaba convirtiendo en realidad, empezaron a entrenar con bicicleta, por lo que llevan poco más de 4 meses con este maravilloso deporte.

Esteban y José Ignacio tiene un pensamiento muy concreto: quieren que sus recuerdos cuando crezcan no sean fantasías, es por esto que se están dando a la tarea de no quedarse con el “¿qué habría pasado?”.

¿Por qué la bicicleta?

La bicicleta es un medio muy noble, dónde tienes esa intimidad de viajar mirando e interactuando con el paisaje, los aromas y el mismo camino. Por ejemplo, “Si en nuestro trayecto nos encontramos con un paisaje que nos guste, podremos detenernos y quizá yo escribir un poco, o mi hermano dibujar algo”, nos platica Esteban.

Otra de las ventajas, como nos cuentan los hermanos, es que viajar en bicicleta es sinónimo de viajar ligero. Ellos tan sólo llevarán un par de mudas de ropa, un paquete de parches, herramientas por algún imprevisto, un sleeping bag para cada uno, una casa de campaña, y claro, unas llantas nuevas recién colocadas a sus bicicletas.

¿Qué sigue después de viaje?

Lo más importante para estos hermanos es  dejar huella, seguir el proyecto y demostrarles a otros ciclistas como tú que este tipo de sueños y viajes son posibles. “Los ciclistas son deportistas notables y queremos contagiarlos de que sí se puede”, finaliza Esteban.

Deja un comentario