Le Tour de France, 18ª etapa: Démare se impone

Geraint Thomas siempre había fallado algún día en las grandes vueltas. O se había caído. Por eso nunca había estado en los podios. En este Tour todavía no ha tenido ninguna etapa aciaga, ni ha acumulado perdidas por accidentes o averías. De todos los gallos de la general es el único que se conserva impoluto. Su forma es excelente, además, porque el Sky le había preparado como alternativa a Chris Froome, por si el africano no podía participar por su positivo. En junio ya dominó el Dauphiné. Y en este Tour se mantiene sólido, con dos triunfos en los Alpes ya dentro del zurrón, con el equipo a su servicio y con Froome distanciado.

Nada apunta a que Thomas pueda perder este Tour. Pero… ¿Y si ese mal día, ese accidente o esa avería le esperan en el tremendo recorrido pirenaico de este viernes? Esto es ciclismo. El Tour. Que nadie lo olvide. En esa 19ª etapa se subirán tres clásicos: el Aspin, el Tourmalet y el Aubisque. También se bajarán. El último descenso enfila a la meta. Unos están en disposición de asumir más riesgos que otros en ese tramo que podría resultar decisivo. O no.

Los cuatro primeros clasificados de la general son reputados contrarrelojistas, pero quizá Tom Dumoulin se encuentra un punto por encima. Si el holandés es capaz de pegarle un mordisco a la ventaja de Thomas, todavía tiene una opción de ganar el Tour en la crono de este sábado. Lo mismo sirve para Primoz Roglic, aunque está más lejos. O incluso para Froome, aunque suponemos que andará más pendiente de escoltar a su compañero que de aprovecharse de otras circunstancias de carrera para hincarle el diente.

En estas cosas irían pensando los candidatos al Tour durante la etapa de este jueves, condenada al sprint a pesar del empuje de cinco corredores: Mathew Hayman, Luke Durbridge (Mitchelton), Niki Terpstra (Quick Step), Thomas Boudat (Direct Energie) y Guillaume Van Keirsbulck (Wanty). Clásicomanos y pistards unidos por una aventura sin futuro. El pelotón mantuvo al quinteto siempre bajo control.

 

Peter Sagan aprovechaba la jornada para recuperarse de los dolores producidos por esa dura caída en Val Louron, una vez que el examen radiológico había descartado fracturas en su cuerpo. El sexto maillot verde merece un último esfuerzo. Y Nairo Quintana, vencedor en esa etapa, pudo disfrutar poco del día después porque se vio implicado en una montonera que también tumbó a Adam Yates. En el día menos pensado puedes rodar por los suelos. El Tour.

Con Sagan magullado y con los principales velocistas ya fuera de carrera, el Groupama volvió a apostar por Arnaud Démare. Y esta vez no falló. Se impuso a Laporte, el nuevo sprinter francés que ha desplazado a Bouhanni en el Cofidis, y al veterano Kristoff. Démare obtiene así la recompensa a su desempeño para superar los grandes puertos de los Pirineos. Hay algunos, con Greipel al frente, que difundieron la sospecha de que tuvo ayuda de los coches, como ya se sospechó también tras su victoria en la Milán-San Remo 2016. El VAR no se ha pronunciado al respecto. Y Greipel ha pedido disculpas. Caso cerrado.

Síguenos en Facebook.

Deja un comentario