¿Qué músculos trabajas mientras montas tu bici? Descúbrelo

El ciclismo es enfocado principalmente en la capacidad aeróbica, la capacidad metabólica y la capacidad de sufrimiento de los ciclistas encima de una bicicleta, pero es fácil olvidarnos de un aspecto tan importante como los músculos que impulsan el accionar de la bici.

Los músculos primarios utilizados en el ciclismo son los músculos de los glúteos, cuádriceps, y los isquiotibiales.

Los cuádriceps son los músculos grandes en la parte frontal del muslo los cuales son responsables de enderezar la pierna y empujar el pedal hacia abajo, es decir en dirección al suelo.

Los músculos de los glúteos, especialmente el glúteo mayor y glúteo medio, ubicados en las nalgas, son los responsables de empujar en la parte superior del pedaleo.

Acá los tendones de la corva, que se encuentran en la parte posterior del muslo, trabajan con los músculos de la pantorrilla para levantar el pedal hacia arriba desde la parte inferior del pedaleo. Todos estos músculos trabajan juntos para brindar potencia al pedalear y resistencia durante el manejo.

Si el terreno es montañoso, los cuádriceps hacen la mayor parte del trabajo al subir los puertos de montaña. Al estar de pie sobre la bicicleta, los músculos de los glúteos estarán más comprometidos. En el trabajo de velocidad o al andar contra el viento participan con mayor intensidad todos los músculos de la pierna.

Los otros músculos exteriores de las piernas se usan como músculos de apoyo al andar en bicicleta.

Dependiendo del terreno y del manubrio que se utilice, también se involucrarán los músculos superiores del cuerpo. Esto sucede, por ejemplo, cuando se está parado para subir un puerto y el cuerpo se inclina hacia adelante y los brazos se utilizan para tirar hacia arriba la bicicleta para conseguir más potencia. En este caso se utilizan los bíceps. Al utilizar barras de descanso mientras se conduce, se trabajan los tríceps para apoyar el peso del cuerpo. También, en menor medida, se utilizan los músculos en la región de la espalda y del abdomen para la estabilización mientras se está sobre la bicicleta.

Los músculos de los miembros superiores también actúan con la bicicleta.

 

Es algo que se suele olvidar, pero al momento de montar la bicicleta también actúan lo músculos de los miembros superiores del cuerpo. Si bien la intervención de estos es mucho menor, los músculos de la parte superior del cuerpo también sirven para la práctica del ciclismo.

Cuando te agarras fuerte al manillar estas utilizando los músculos flexores del codo (bíceps braquial) y el tríceps braquial, pero también el músculo pectoral mayor, el deltoides y el músculo flexor común de los dedos. Cuando un ciclista está ejecutando un sprint estos mismos músculos transmiten energía a tu bicicleta. Al igual que cuando tratas de absorber un impacto, el tríceps y el bíceps branquial se alternan.

Estos músculos se usan mucho más en bicicleta de montaña porque los antebrazos, los hombros, los músculos del cuello y los flexores de los dedos son los necesarios para este tipo de práctica.

Los abdominales y los músculos de la espalda son necesarios para montar en bicicleta.

 

No son músculos motores, pero sirven para acompañarte en el esfuerzo. Sujetan la pelvis y refuerzan el conjunto de vértebras.

Los músculos que más trabajan en esta sección son las lumbares (psoas y cuadrado lumbar), pero también los abdominales (oblicuo menor y grande, transversal y el músculo recto mayor del abdomen).

Los músculos que trabajan durante la respiración.

 

Un musculo muy importante al momento de la respiración es el diafragma el cual asume el trabajo durante la respiración, se contrae y hace que aumente el volumen de la caja torácica. Este aumento del volumen ofrece más espacio para el aire, que llena los pulmones con el oxígeno necesario para realizar un esfuerzo.

Otros músculos son más importantes en las respiraciones profundas: es el caso de los músculos intercostales.

El corazón, el motor anónimo del ciclismo

 

Y para terminar, un músculo muy importante para practicar ciclismo es el corazón, encargado de llevar la sangre a todo el cuerpo. Al igual que los demás músculos, se desarrolla con la práctica y conviene ejercitarlo con regularidad para tener más eficiencia y rendimiento.

 

Síguenos en Facebook

Deja un comentario